El secretario de Bioeconomia, Fernando Vilella, estaría dudando de continuar en el Gobierno , por el presunto vaciamiento de sus funciones.

Con los cambios en la estructura del ministerio de Economía que se conocieron ayer mediante el Decreto 293/2024 publicado en Boletín Oficial, el ministro de Economía, Luis Caputo, concentrará más poder en varias áreas, en particular en la que modificó el nombre de la Secretaría de Agricultura que pasará a llamarse Bioeconomía.
En esa reestructuración reviste gran importancia la nueva secretaría de Coordinación de Producción y Bioeconomía a cargo de Juan Pazo, ya que la misma se quedó con la mayoría de la estructura que tenía el ex ministro de Infraestructura, Guillermo Ferraro.

La conformación de este nuevo mega ministerio pone en dudas la continuidad del secretario de Bioeconomia, Fernando Vilella, quien estaría dudando de continuar en el Gobierno por el presunto vaciamiento de las funciones de la nueva secretaria.

En particular porque dentro de la Secretaria Legal del ministerio se incorporó a una nueva subsecretaría de Asuntos Productivos y de la Bioeconomía que absorberá parte de la estructura administrativa que tenía el antiguo ministerio de Agricultura y Pesca cuyo edificio funciona en la avenida Paseo Colón.


Un movimiento que se viene gestando desde febrero
Caputo y Pazo delegaron al secretario legal y técnico del ministerio José Ignacio García Hamilton, las tareas administrativas y legales en febrero pasado.
Por lo tanto, allí se centralizarán todas las decisiones sobre contratación de personal, manejo presupuestario, asuntos jurídicos, manejo de expedientes, en un área específica, a la que tanto Pazo como Vilella deberán remitirse cada vez que necesiten definir una cuestión operativa.

Fernando Vilella, quien estaría dudando de continuar en el Gobierno por el presunto vaciamiento de las funciones de la nueva secretaria
Luego de conocerse el fin de semana pasado la salida de dos subsecretarios de la secretaría de Bioeconomia a cargo de Vilella quien no estaba enterado de los cambios ni tampoco de quiénes serán sus reemplazantes en el ambiente del agro ya se habla de la inminente salida de Vilella en los próximos días.

El golpe más fuerte contra Vilella
El golpe más fuerte contra Vilella fue hace dos semanas le sacaron el Fondagro, un fideicomiso que todavía le permitía cierto manejo presupuestario a Vilella. Ese fondo se comenzará a manejar con una conducción de cinco miembros, donde tres responden a Pazo y solo dos a Bioeconomía. Pazo, decidió poner a Martín Fernández para controlar la administración y el manejo de la ex Secretaría de Agricultura.

Con la Resolución 124/2024 del ministerio de Economía, publicada el miércoles pasado en el Boletín Oficial, Caputo tomó el control del Fondo Fiduciario Nacional de Agroindustria (Fondagro), uno de los fideicomisos que formaba parte de los que debían ser eliminados, y a la vez una de las pocas cajas que quedaban bajo control de Vilella.
En el Presupuesto 2023, que se replicará en 2024, se proyectaron para el funcionamiento de ese fono transferencias del Tesoro Nacional por la suma de 1.000 millones de pesos, destinándose la mayor parte a subsidios corrientes al sector privado vía provincias.
Vilella tampoco se pudo quedar con control del área de créditos internacionales (la ex Prosap) ni tampoco pudo sugerir el nombre del funcionario que manejará el multimillonario y estratégico Fondo Nacional del Tabaco.

Fuente: IProfesional

Artículo anteriorSe aprobó importación de vacuna bivalente contra fiebre aftosa en Argentina
Artículo siguienteLa Industria Frigorífica lucha por equilibrar sus números