El “Semáforo de Economías Regionales” busca simplificar la complejidad y heterogeneidad de la producción en el campo hacia una herramienta visual de análisis.


Durante febrero, hubo más producciones en el país que mejoraron su situación respecto al mes anterior.

Los economistas Enzo Santilli y Silvina Campos Carlés realizan para la entidad cooperativista.
Según los especialistas, en febrero existieron “6 verdes, 5 amarillos y 8 rojos, cambiando la tendencia de los semáforos anteriores”.
“Si se pondera el semáforo por volumen de producción (toneladas), se observa un 90% en rojo, 4% en amarillo y el 6% en verde. Además es el segundo semáforo posdevaluación. Se observan subas de precios al productor en enero de forma heterogénea, mientras que los aumentos en insumos son constantes y por encima de la suba de precios”, precisaron.
“Aún siguen vigentes los efectos de la sequía 2023, muchas actividades no recuperan producción aún. El mercado no acompaña: exportaciones con bajos precios y consumo decreciendo, excepto en productos sustitutos”, sumaron.


Semáforo Verde

Las 6 economías en verde son arroz, aves, bovinos, maní, yerba mate y porcinos.

  • Arroz: tanto en los tres pilares en los que se basa la medición, que son el negocio, la producción y los mercados dan positivos para este cultivo. “Los precios vienen evolucionando de manera positiva”, sintetizaron.
  • Aves: “Actividad en recuperación productiva, manejando nuevo esquema de costos”. El negocio es el pilar más destacado actualmente para la actividad.
  • Bovinos: Negocio y producción marcan el sendero del repunte. “Esquemas acomodándose luego de los cambios de precios relativos en diciembre”, señalaron.
  • Maní: “Estimaciones para esta campaña muestran recuperación de área”, expusieron. Tanto producción como mercados sostienen el buen momento.
  • Yerba mate: “Precios a la par de la inflación interanual y mercado estable”, indicaron.
  • Porcinos: “Variables positivas”, apuntaron. Los tres índices de los pilares señalaron la mejora.

  • Semáforo rojo
    La contracara de estas producciones son algodón, granos, leche, papa, miel y el complejo vitivinícola.
  • Algodón: tanto el negocio como los mercados están en rojo y 2023 había sido un año para el olvido para este cultivo característico del norte argentino. “Deprimidos. Comienza la cosecha con rindes menores a los esperados”, alertaron.
  • Granos: “Preocupan los bajos precios internacionales y las estimaciones de rindes de la gruesa” comentaron.
  • Leche: “Se mantiene la crisis por costos, falta de reservas y mercados estancados”, apuntaron.
  • Mandioca: “Costos más rápidos que la inflación”, sumaron.
  • Miel: “Muy baja producción por la falta de flores. Algo suben los precios”, señalaron como aliciente.
  • Ovinos: “Complicadas las señales desde los mercados”, alertaron. El sector espera por un repunte que nivele una caída marcada durante el año pasado.
  • Papa: “Caen mucho los precios, con algo de sobreoferta” expresaron.
  • Vino y mosto: aquí el panorama marca una preocupación mayor. “Costos por las nubes, precio deprimido y esperando la nueva vendimia”, calificaron. Todas sus variables están en rojo y el año pasado el clima había jugado una mala pasada.
Artículo anteriorLa carne de cerdo marcó un nuevo récord de faena
Artículo siguientePequeñas historias de mi provincia y mi país: La vida de Servando Cardoso, el “Calandria”