Por Aldo Puig. El primer veterinario argentino, era entrerriano.

Se trata del Dr. Joaquín Zabala, quien egresó de la Facultad de Agronomía y Veterinaria de La Plata en 1892, aprobando la tesis el 15 de junio de 1893. En ese año ganó el concurso para Inspector Veterinario Municipal de Mercados de Buenos Aires (Administración Sanitaria y Asistencia Pública). Al año siguiente volvió a triunfar en otro concurso, esta vez para Inspector Veterinario de los Antiguos Mataderos. Trabajaba entonces en la Asistencia Pública bajo la dirección del Dr. Julio Méndez, que estaba a cargo del Laboratorio Bacteriológico, siendo de ese año su primer trabajo científico referido al cólera de las gallinas.

También en 1894 fue nombrado en comisión junto a los Dres. Carlos G. Malbrán y Juan N. Murtagh para aplicar por vez primera la tuberculina en nuestro ganado.

En 1896 proyectó y organizó el seguro contra el decomiso de los animales enfermos en los mataderos. Fue el iniciador en el país de este tipo de seguro. También se debe a su obra el comienzo de la formación del Museo de Parasitología y de Anatomía Patológica de los Mataderos de Liniers. En esta dependencia oficial instaló el Laboratorio, invitando a los colegas al envío de material de estudio.

En 1899, siendo Director de la Asistencia Pública el Dr. Telémaco Susini, se creó a solicitud de Zabala el Servicio de Inspección Microscópica de la carne de cerdo o Inspección de Triquina. En este año pasó del laboratorio del Dr. Julio Méndez, donde trabajaba, al del Dr. Malbrán en la Dirección Nacional de Higiene, siendo Veterinario Auxiliar.

Artículo anteriorMejora la identificación electrónica equina para exportación
Artículo siguienteLas estrellas del mercado