La Comisión de Enlace de las Entidades Agropecuarias (CEEA) presentó un conjunto de propuestas y preocupaciones clave para impulsar el crecimiento económico y asegurar la estabilidad en el sector agropecuario.

Tras la reciente reunión de la Comisión de Enlace de las Entidades Agropecuarias (CEEA), se han delineado diversas iniciativas y preocupaciones dirigidas a promover un entorno más previsible y favorable para el desarrollo económico en el ámbito agropecuario. Entre los temas discutidos se destacan las solicitudes de modificaciones de políticas gubernamentales, la defensa de las economías regionales, el impacto de la presión impositiva y los desafíos logísticos enfrentados por ciertas producciones.

Uno de los principales puntos abordados fue la solicitud de una audiencia con el presidente del Banco Central (BCRA) para tratar el recargo en la tasa a productores de trigo y soja con más del 5% de existencias, una medida que afecta las necesidades crediticias de cara a la próxima campaña 24/25. Asimismo, se expresó preocupación por las facilidades anunciadas para la importación de alimentos, señalando el riesgo de competencia desigual para la producción local debido a la carga impositiva y los costos inflacionarios.

En el ámbito impositivo, se hizo hincapié en el perjuicio provocado por los aumentos desmedidos de impuestos y la creación de tasas en distintos distritos del país, generando una doble imposición y sin mejorar la calidad de los servicios públicos. Se resaltó la necesidad de legislar en pro de una mayor previsibilidad y se mencionaron propuestas como la reforma laboral, la ley de Semillas y la Ley de Fomento a las Inversiones Agroindustriales.

En relación con la Campaña de Vacunación de la Fiebre Aftosa, se manifestó preocupación por el alto costo de la vacuna, especialmente en comparación con países vecinos, y se abrió un período de consulta sobre este tema. Además, se discutió la problemática de los altos costos logísticos en zonas alejadas de los puertos y se plantearon propuestas para impulsar el valor agregado en origen y mejorar la infraestructura.

Artículo anteriorSemana Santa: Consejos para el consumo seguro de productos pesqueros
Artículo siguientePequeñas Historias, grandes acontecimientos: Norman Ernest Borlaug, el señor de los trigos