Por Verónica Puig

En el puerto de La Paz, los productores con cabezas en las tierras que están al otro lado del río, esperan ansiosos conseguir un turno con el único barco que podría trasladar los animales, mientras llueve y se viene rápidamente la creciente.
Del otro lado, en las islas, baqueanos y productores, apuran a llevar la hacienda a las zonas más altas, donde puedan permanecer a salvo del agua que sube rápidamente, mientras esperan el traslado al continente.

Ignacio Pérez, médico veterinario, productor en islas del norte de Entre Ríos y sur de Corrientes nos relató la situación, desde el muelle, mientras espera la barcaza con el primer cargamento.

En el muelle bajo del puerto de La Paz.

Islas. En la zona de islas frente al puerto de La Paz, las existencias de cabezas de ganado son numerosas en primavera, porque es la época de mejor pastaje y mayor ganancia de peso.
Los empresarios agropecuarios conocen las épocas de crecidas del río Paraná y en general son situaciones estacionales, excepto cuando ocurren hechos inesperados como las lluvias registradas en los últimos días y la apertura sin aviso de las compuertas de Yaciretá.

Artículo anteriorHistorias de vida por Aldo Puig: «Scholeim Rivenson: El hombre que venció a la Fiebre aftosa, era entrerriano»
Artículo siguiente#Balotage: Las boletas utilizadas el 22 de octubre serán válidas para sufragar