En los supermercados medianos y chicos esperaban un escenario aún peor.

Producto de los enormes aumentos de precios, desde las grandes cadenas de supermercados hasta el almacén de barrio mostraron una fuerte caída en el consumo de 20% en unidades en lo que va del 2024.

El impacto en el bolsillo de la liberación de precios y la devaluación desplomaron las ventas minoristas de los comercios pyme.

El domingo pasado, la CAME mostró que las ventas en los comercios minoristas pymes registraron en diciembre una caída de 13,7% en términos interanuales, y una baja del 11,2% respecto a noviembre último.

«Pensábamos que la caída del consumo podría haber sido peor. Actualmente, es de un 20 por ciento y no vemos señales de una recuperación», afirmaron en el segmento de pequeños y medianos supermercados.

Ahora, este mismo panorama empieza a verse también en las grandes cadenas de supermercados.

 Según fuentes del supermercadismo, las ventas en este sector empezaron a caer en la última semana de diciembre respecto al mismo período de 2022, en un contexto de saltos en los precios.

Las fuentes diferencian esto de lo que ocurrió en el resto del mes de diciembre. El indicador muestra que, tomando diciembre completo, las ventas de los grandes supermercados cerraron aproximadamente un 9% arriba en relación a diciembre del año pasado.

Tendencia negativa

Sin embargo, lo que preocupa al supermercadismo es justamente la tendencia.

Según entienden, esa suba del 9% corresponde a compras por stockeo, reservas de valor, el efecto del medio aguinaldo y las compras por las fiestas. Es decir, por un lado el efecto estacional típico de fin de año. Pero, por otro, el índice positivo del mes fue ocasionado parcialmente por la conducta preventiva que los propios consumidores tomaron frente a la largamente anunciada devaluación del dólar oficial y liberación de precios.

En este sentido, en los supermercadistas entienden que esa cifra positiva fue un último coletazo, pero que ahora el escenario es diferente. De este modo, la preocupación de los supermercados por el impacto negativo en las ventas sigue vigente.

Artículo anteriorLluvias: los próximos 14 días encienden una alarma para algunas zonas del país
Artículo siguienteEl FMI anunció que Argentina recibirá un desembolso de US$ 4.700 millones