Bodegas argentinas ahorrarán alrededor de 40 millones de dólares anuales por la eliminación de los derechos de exportación.

El programa de retenciones cero para el sector vitivinícola que comenzó a implementarse a partir del pasado primero de septiembre, significará un ahorro de entre 30 y 40 millones de dólares al año, sobre una facturación estimada de 700 u 800 millones, aseguró la ex presidenta y directora de Bodegas de Argentina, Patricia Ortíz.

En diálogo con Valor Agro Argentina, la empresaria señaló que el sector venía pagando 4.5 % por Derechos de Exportación y recordó que un programa que se venía implementando desde hace dos años había dejado algunos productos, que tuvieren alto valor de industrialización, como el aceite de oliva en cero y no así para el caso del vino, que había subido.

“Es un reclamo permanente que tuvimos desde ese momento, sobre todo por la falta de competitividad que vemos que tienen nuestros productos y eso genera la caída de los mercados tanto internos como externos”, señaló Ortiz.

La propietaria de Bodegas Tapiz, afirmó que “con esta medida se hace justicia en un sector que venía demandando recuperar toda la carga impositiva que tenemos y que nos hace perder competencia frente a otros mercados como Chile”.

El director ejecutivo de Bodegas de Argentina, Milton Kuret, señaló en Télam Radio que la quita de retenciones a la exportación de vinos, vigente desde el corriente mes, significará un ahorro que las bodegas “podrán utilizar para hacer acciones de promoción y publicidad en el mundo, para poder vender más”.

El jerarca bodeguero ilustró que  la industria vitivinícola emplea unas 150 mil personas en forma directa y 600 mil indirectas.

Artículo anteriorLas portadas de los diarios de hoy
Artículo siguienteAlivio fiscal: medidas impositivas para autónomos de menores ingresos