Se reduce el área planificada para la siembra de colza y carinata en la provincia, según reporta el Sistema de Información de Bolsa de Cereales de Entre Ríos (SIBER).

En Entre Ríos, las condiciones climáticas de las últimas semanas se han caracterizado por reiteradas precipitaciones, alta humedad relativa y suelos con reservas hídricas que se mantuvieron entre óptimas a excesivas. Esto generó demoras en la cosecha de soja y una importante proporción de los lotes donde se observa las huellas ocasionadas por el tránsito de la maquinaria agrícola, que en algunos casos estaban planificados a la siembra de colza y carinata.

El SIBER destaca que, para la colza y carinata el calendario inicia en abril y finaliza en mayo, mientras que en el caso de camelina la fecha óptima de siembra se posiciona entre junio y julio.
Por otra parte, la suba en la cotización del trigo y la reducción de los fertilizantes ha cambiado el escenario, ya que actualmente el cereal suscita mayor interés que las oleaginosas invernales.
En consecuencia, los colaboradores del SIBER reportan una lógica reducción del área planificada para la siembra de colza y carinata.

Artículo anteriorEl plan audaz del gobierno
Artículo siguienteChipeo ganadero: el Gobierno aclaró que el programa será progresivo a partir de enero de 2025