El proyecto propone contribuir a disminuir la brecha tecnológica de los sistemas ganaderos bovinos y ovinos de carne de Entre Ríos.

La brecha tecnológica en la producción agropecuaria sigue siendo un desafío importante en muchas regiones. Se observan diferencias significativas en los resultados productivos de explotaciones ubicadas en una misma región agroecológica, lo que refleja un potencial de mejora importante.

Un ejemplo claro de esta disparidad se presenta en la provincia de Entre Ríos, donde la producción promedio de terneros por cada 100 vacas es de 63. Sin embargo, se han identificado establecimientos dentro de la misma región que logran resultados notablemente superiores, con más de 80 terneros por cada 100 vacas. Estas diferencias, en muchos casos, se atribuyen a las técnicas y conocimientos aplicados en el proceso productivo.

Con el objetivo de contribuir a la disminución de esta brecha tecnológica, el INTA AER ha lanzado el «Proyecto Local Ganadero». Este proyecto enfoca en el trabajo directo en campos de productores, implica la implementación, evaluación y demostración de tecnologías disponibles que han mostrado potencial para mejorar los resultados productivos.

Las tecnologías prioritarias a ser implementadas están relacionadas con la gestión de la empresa ganadera, la planificación forrajera, el manejo reproductivo y la producción y utilización de pasturas. Estas áreas han sido identificadas como puntos clave donde la adopción de tecnología puede tener un impacto significativo en la mejora de la productividad y la rentabilidad de las explotaciones agropecuarias.

El proyecto no solo busca proporcionar acceso a tecnologías innovadoras, sino también acompañar a los productores en su implementación y evaluación, brindando asesoramiento técnico y capacitación. Se espera que esta iniciativa contribuya a cerrar la brecha tecnológica y mejorar la competitividad del sector agropecuario en la región.

Artículo anteriorPequeñas Historias, grandes acontecimientos: Norman Ernest Borlaug, el señor de los trigos
Artículo siguienteClaves para evaluar la calidad física de los suelos