Según la Bolsa de Comercio de Rosario, el 10% de la superficie sembrada con soja de segunda en la zona núcleo se ha perdido. La Bolsa de Buenos Aires también reportó un panorama complicado tras las temperaturas extremas.

Las copiosas lluvias que comenzaron a suceder en algunas regiones de la zona Núcleo en las últimas horas, han renovado el ánimo en los productores de soja y de maíz que veían cómo el deterioro de los cultivos se iba agravando, a medida que la ola de calor continuaba y las precipitaciones no llegaban.

Y la realidad es que el daño que hicieron las temperaturas extremas, combinadas con un largo período de ausencia de precipitaciones, no es menor.

Por Infocampo

Las copiosas lluvias que comenzaron a suceder en las últimas horas han renovado el ánimo en los productores de soja y de maíz que veían cómo el deterioro de los cultivos se iba agravando, a medida que la ola de calor continuaba y las precipitaciones no llegaban.

Y la realidad es que el daño que hicieron las temperaturas extremas, combinadas con un largo período de ausencia de precipitaciones, no es menor.

Según la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), los 14 días de ola de calor en la zona núcleo se cobraron 100.000 hectáreas de soja de segunda que se dan por perdidas, lo que equivale a un 10% de la superficie implantada con este tipo de planteos.

Artículo anteriorGanadería sustentable en bosques nativos del centro-norte entrerriano
Artículo siguienteSi atrasan el dólar, bonos en pesos es la opción