El escenario para el negocio ganadero, con una mayor presión por defender el valor final de la invernada. Informe del Rosgan, de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Los datos del movimiento de terneros registrado durante febrero confirman el inicio de la zafra. Con un total de 795.200 terneros y terneras trasladados desde los campos para cría e invernada, ya se observa un crecimiento importante en el movimiento respecto de los 509.350 terneros/as trasladados un mes atrás.

En números absolutos, en lo que va del año se registra una salida total de 1.304.500 terneros/as que,
comparado con los registros de enero y febrero del año pasado, marcan una baja del 14% interanual.

«Claramente en esta caída se conjugan tanto la mayor disponibilidad de terneros existente el año pasado
como también el adelantamiento forzoso de la oferta que se vio a causa de la sequía. Recordemos que, a esta
fecha, estábamos transitando uno de los períodos más vacunación anti aftosa de 2023, en principio, indicarían
una pérdida de terneros muy inferior a la estimada inicialmente, en base al impacto percibido a causa de la
sequía».

«A priori, el rango de estimaciones que maneja el mercado se ubica entre los 14,0 y 14,5 millones de
terneros cifras que, si bien resultan menos alarmantes que las iniciales -de confirmarse-, marcarían una
importante caída de la oferta en relación al ciclo previo, el cual se inició con un récord de 15,2 millones terneros».

Escenario. «Luego, la fuerte corrección de valores que se registró previo y post devaluación de la moneda permitió reacomodar los precios reales de la hacienda, tras varios meses de retraso.
Claramente, los primeros dos meses del año no ofrecen una referencia sólida para los valores de la invernada
dada su escasa oferta estacional. En efecto, el Índice de referencia para el Ternero correspondiente al segundo
remante del año de ROSGAN ($2.087 el kilo), corregido por inflación, refleja un retroceso real de 6 punto porcentuales, medido contra el índice de febrero de 2023, llevado a moneda de hoy ($2.225).

«No obstante, la presión que ejerce la inflación acumulada en pesos sumado a la menor oferta real
de hacienda, anticipa la firmeza con la que deberían comenzar a posicionarse los terneros desde el inicio de
la zafra. De momento, a diferencia del año pasado, el criador está en condiciones de defender mucho más su
hacienda, dado la mejores condiciones que aun ofrecen los campos para retener un tiempo más esa invernada».

«Por otra parte, la baja del precio del maíz de más de un 10% en dólares en lo que va del año, comienza a
mostrar valores más atractivos para el encierre de esa invernada en origen, lo que podría reducir aún más la oferta temprana de terneros tanto para el invernador tradicional como para los feedlots».



Artículo anteriorEl Ministerio de Salud advirtió sobre el aumento de los casos de dengue en Entre Ríos
Artículo siguienteCancelaron todos los fondos fiduciarios del país