Por Verónica Puig.

Avenida Gregoria Pérez dem otro lado del pjente sobre el arroyo Cabayú Cuatiá.

La calzada tiene roturas profundas en ambas manos. Las veredas fueron dañadas en las últimas obras realizadas. En una margen se colocaron columnas con luminarias sobre el espacio para transitar a pie. En el otro márgen, se destuyó la vereda cuando realizaron excavaciones y nunca se repararon.

Artículo anteriorPrimeros efectos del Niño en Entre Ríos
Artículo siguienteQuiroga: el escritor que inauguró el ecologismo a través sus textos y nunca lo supo