Un controvertido concurso en EE. UU. que buscaba crear un animal más grande, capaz de alimentar a una familia entera a bajo costo, cambió la historia mundial para siempre.

La selección genética ha hecho que los pollos que consumimos actualmente crecieran un 400%, según un estudio de la Universidad de Alberta.
La intención era crear un pollo de muslos y pechugas enormes, con capas y capas de carne, capaz de alimentar a toda una familia por un costo mínimo.
En 1946, al final de la Segunda Guerra Mundial, el gobierno de EE.UU. se unió a una empresa para establecer un concurso que cambió la industria avícola a nivel mundial para siempre.
El Chicken of Tomorrow Contest (el Concurso del Pollo del Mañana) invitaba a granjeros y criadores de todo el país a desarrollar, a través de selección genética, un pollo de engorde con la capacidad de crecer más rápido y que también tuviese la mejor calidad de carne posible.
El país norteamericano buscaba atender la alta demanda de proteínas, pero en aquel entonces el pollo no era más que un animal escuálido
Pero en aquel entonces, el pollo no era más que un animal escuálido, que se criaba mayormente para producir huevos y tardaba unos cuatro meses en crecer.
En poco más de medio siglo, según un estudio de la Universidad de Alberta publicado en 2014, el tamaño promedio de un pollo de engorde aumentó en un 400%.

Artículo anteriorEstado de alerta en el sector agropecuario por posibles cambios en la Ley de Semillas
Artículo siguientePoder adquisitivo: Los precios viajan muy por encima de los salarios que caerían 10% a marzo