Una reunión de niños a dormir para 4, hoy cuesta 13 veces más que en 2017. En menos de seis años perdimos 50 kilos de papas, 26 paquetes de pan y 14 paquetes de hamburguesas. ¿Qué pasaba si guardaba un billete de $100 hace un año?  ¿Qué proyecciones hay para este 2023?.

FADA (Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina) publicó su Changómetro con una propuesta distinta para mostrar cómo los pesos de los argentinos cada vez alcanzan para menos: “INDEC informó una inflación para el mes de junio del 6%. Esto es positivo comparado con el promedio del 8% que veníamos viendo en los últimos 3 meses. Sin embargo, la inflación anual ha sido de casi el 116%. ¿Esto qué significa? Que si yo guardaba un billete de $100 hace un año, ese billete hoy tiene el equivalente de compra de $46,30, es decir, perdió más de la mitad de su valor. Esta es la famosa pérdida de valor del dinero o del peso de la que siempre hablamos”, revela David Miazzo, Economista Jefe de FADA. 

Las expectativas para este 2023 es cerrar con una inflación cercana al 140%, lamentablemente no hay factores que nos permitan creer que este dato del 6% marca un descenso sostenido del nivel de inflación”, explicó a La Voz de La Paz, David Miazzo, economista parte del equipo de Fada.

Acerca de este nuevo estudio, explicaron: “Planteamos una juntada a dormir para 4 peques. Pensamos en cuánto cuesta prepararles unas hamburguesas completas con papas, gaseosa, helado y algunas golosinas hoy y cuánto salía en 2017? En diciembre de 2017 eso nos costaba $980 y hoy nos sale $13.320, es decir, el número se multiplicó por 13”, explica Natalia Ariño, economista de FADA. Llevado a algunos productos concretos, en esos años perdimos la capacidad de comprar 50 kilos de papas, 26 paquetes de pan, 14 paquetes de hamburguesas, 50 paquetes de caramelos y 28 docenas de huevos, por ejemplo.

¿Qué incluye esa juntada? Dos hamburguesas completas por peque con queso, jamón, huevo, lechuga, tomate, aderezos, acompañado por papas fritas, gaseosa, helado y unas golosinas. “Estamos hablando de una comida hecha en casa, de la forma más económica posible”, aclaran los economistas.

Los pesos de los argentinos han perdido mucha capacidad de compra en los últimos años, por poner algunos ejemplos: “Con $1.000 en diciembre de 2017 nos alcanzaba para 39 paquetes de obleas de chocolate, hoy solamente 3, perdimos 36 paquetes. Lo mismo pasa con otros productos como el aceite, que nos alcanzaba para 18 botellas y hoy solamente para 1, o el queso cheddar, que comprábamos 16 paquetes y ahora sólo 1. Y podríamos seguir con cada ingrediente”, sostiene Nicolle Pisani Claro, economista de FADA.

Una mirada global a la inflación

Lo que refleja el Changómetro es que no es un problema de una cadena específica o de un producto en particular: es algo que afecta a todos los sectores: “por ejemplo, para comprar hoy lo que comprábamos con $1000 en alimentos y bebidas en diciembre de 2017 hoy necesitamos más de $15.300, o para comprar la ropa que comprábamos con $1000 en diciembre de 2017 hoy necesitamos $17.000, advierte Pisani Claro.

Este estudio mide desde diciembre de 2017 tomando como base el billete de $1.000 que recién se estrenaba. “Si llevamos a la discusión de los nuevos billetes, vemos que por lo menos necesitaríamos uno de cerca de $15000 para que tenga el mismo poder de compra que tenía el de $1000 cuando recién salió”, reveló Miazzo.

Los economistas de FADA afirman que hay formas de “tratar” o controlar la inflación. Apuntan que hay que tomar medidas en tres sentidos: emisión de pesos, equilibrio fiscal y confianza en la economía del país.

“No alcanza con abordar uno de esos tres frentes, sí o sí hay que encarar los tres focos para que funcione”, advierte Miazzo. “Hay que dejar de imprimir pesos, el Changómetro muestra que el problema no son los precios, son los pesos y su pérdida de valor”, agrega.

Para dejar de imprimir pesos es necesario contar con equilibrio fiscal. Este es el segundo punto: los gobiernos tienen que dejar de gastar más de lo que recaudan por impuestos, no hay otra opción que controlar el gasto público para controlar la inflación. 

El último punto es generar confianza en nuestra moneda: “Los pesos, como cualquier moneda, son un papel impreso, su valor está determinado por la confianza que genera el país que lo imprime”, explica Ariño.

“Por esto, la solución pasa también por generar confianza, en la salud y el rumbo de la economía de un país. Para ello, es necesario un plan económico consistente que sea capaz de ir solucionando los grandes desequilibrios macroeconómicos del país”, completa Miazzo.

Escuchá a David Miazzo comentando esta información en audio.

El “Changómetro”: ¿Qué es?

“Changómetro”. El Medidor de nuestras compras. Es una nueva medición de FADA que le mide la temperatura a la inflación. Propone innovar en formas de entenderla, al profundizar sobre la inflación producto por producto. Indaga más allá de las cifras como dato frío para dimensionarlo en cada familia. Hablamos todo el tiempo de la Inflación, pero ¿qué es? Sabemos lo que sufrimos por ella, pero ¿cómo actúa? Este desarrollo cruza distintas cifras y aporta otros tipos de análisis para que podamos entender más sobre estos términos económicos que sufrimos en nuestra realidad diaria. Traslada los números a imágenes, para visualizar y profundizar con explicaciones basadas en información. Y ante la preocupante información señala propuestas para avanzar en escenarios de solución.  

Artículo anteriorInflación: El Índice de Precios al Consumidor registró una suba del 6,3% en Julio
Artículo siguienteOtra sorpresa electoral: Grabois y el crecimiento de votos a nivel regional