Se trata de una soja resistente a Dicamba y a otros herbicidas, y también con tolerancia a lepidóteros. Solo podrá ser usada por la industria procesadora, en caso de importaciones, pero no sembrada en Argentina.

La Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación autorizó este miércoles, mediante la Disposición 3/2024, la comercialización en Argentina de una nueva variedad de soja con modificaciones genéticas.

Se denomina MON-87751-7 x MON-87701-2 x MON-87708-9 x MON-89788, fue desarrollada por Monsanto y no está autorizada para ser sembrada: su uso está a partir de ahora permitido con fines exclusivamente agroindustriales.

Según Pablo Nardone, subsecretario de Alimentos, Bioeconomía y Desarrollo Regional, este permiso contribuye a mejorar la oferta de poroto de soja proeniente de otros países -por ejemplo, Brasil o Paraguay- y podrá maximizar el aprovechamiento de la amplia capacidad instalada en la Argentina.

“Esto es muy importante en caso se demande para exportación o consumo interno, una mayor cantidad de materia prima para obtener harinas, aceites u otros productos derivados de la soja”, graficó.

Artículo anteriorLa faena de bovinos caería un millón de cabezas
Artículo siguienteInvernadas pastoriles